LA VIOLENCIA EN…

Comparte Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Síguenos Facebooktwittergoogle_plusyoutubeFacebooktwittergoogle_plusyoutube

LA VIOLENCIA EN….

Sé que normalmente en este blog escribo sobre temas de Recursos Humanos, pero hoy no he podido resistirme a saltarme mi propia norma.

Este artículo iba a ser un tema habitual en estas fechas, los objetivos personales, empresariales, laborales, de grupo, etc., y porqué habitualmente no los conseguimos. Pero los asesinatos ocurridos en Francia en estos días me han llevado a cambiar de opinión. Quizás porque ya estoy cansado de las mismas opiniones, de los mismos problemas y de intentar aplicar las mismas soluciones que luego nadie quiere seguir porque nuestra zona de confort pesa más que las placas de acero de los barcos antes de ensamblarse. No valen nada mas que para hundirnos en nosotros mismos y no conseguir avanzar.

Hace tiempo que en nuestro país venimos lidiando con muchas formas de violencia que no conseguimos dejar atrás: violencia de género (igual me da el género que la ejerza), violencia en los estadios deportivos (fútbol fundamentalmente), violencia en las aulas (ahora se llama bullying pero es violencia), violencia en los puestos de trabajo (mobbing, pero igual es violencia)

Podremos ponerle todos los nombres que nos de la gana. Podemos abandonar nuestro idioma para que suene menos duro a nuestros oídos o que nos parezca que por ponerle un nombre técnico tiene una solución más aséptica, pero no es así. La violencia, en cualquiera de sus acepciones es violencia y sus resultados, como quiera que la denominemos, terribles.

Tengo la fortuna de contar entre mis amigos a una persona especialista en temas de violencia internacional: maras, terrorismo, conflictos bélicos. Tras la masacre de París le escribí un par de correos preguntando su opinión al respecto y enviándole un artículo que había publicado un  medio de difusión.

Su respuesta fue contundente y profesional: la violencia la generan y la llevan a cabo personas. Simple, ¿verdad? pero a la vez contundente. Si la violencia la ejecutan personas quiere decir que la solución está en el trabajo con las personas, y hay que quitar responsabilidad a otros conceptos.

La violencia se controla con la ley, pero se combate con la educación. La educación desde el principio, desde la base. La violencia se extiende como un virus cuando no sabemos actuar desde el principio, desde el origen.

La violencia en los puestos de trabajo es igual, y se trabaja de la misma manera, desde la educación y el desarrollo.

De nada sirven ya las excusas para ese jefe tirano, dictador que se dedica a gritar a todo el mundo por su falta de recursos personales. Hay métodos, como el coaching, que le pueden ayudar. Pero si no funciona, existen alternativas legales para atajar estos problemas.

Yo he sufrido y soportado a jefes de estos que hoy llamamos “tóxicos”. Tiranos, dictadores, animales los llamo yo. Jefes a los que he visto hacer llorar a mis compañeros por el poder que les otorga disponer de su puesto de trabajo, de su subsistencia. Tiranos que a falta de habilidades o conocimientos se transforman en verdaderos problemas que nadie quiere afrontar.

Hay Directores y Directores Generales y Presidentes que permiten esta violencia en sus empresas porque les viene bien. Como decía Arturo Pérez Reverte en El Maestro de Esgrima “…todo rey de bastos necesita su caballo de espadas” Ellos tienen ahí su caballo de bastos que les hace el trabajo sucio, pero ellos son tan responsables como el propio jefe tirano.

La violencia no se limita a aparecer en el trabajo. Generalmente estas personas son violentas en casa, con sus hijos, contigo si se te ocurre tener un golpe con ellos en el coche. Generalmente hacen uso y abuso de su poder como padres o jefes para tiranizar la relación con los demás.

Ahora que, al parecer y según diversos indicadores, la economía española parece que ya no cae mas o no lo hace al mismo ritmo, que se prevé que los puestos de trabajo ya no sean tan reducidos sino que hasta pueda crearse alguno, ahora es cuando las encuestas de engagement van a pasar factura. Ahora es cuando se va a recoger los frutos sembrados en esta crisis.

Aquellas empresas que se han dedicado a cultivar empleados cerilla (los quemas y los tiras) verán como su capital intelectual (aunque ellas nunca los consideraron así) desaparece y cómo su competencia les gana terreno.

Ya estoy trabajando con alguna empresa con este perfil, que se ha dado cuenta a tiempo, que ha empezado a hacer tarde sus deberes y va a la recuperación directamente- Pero lo peor no es eso. Lo peor es que hay algunas que aún ni se han enterado que los exámenes finales están tan cerca que casi ya no les queda tiempo para estudiar.

Digamos no a la violencia de cualquier estilo, de cualquier tipo, en cualquier lugar. Nunca fue ni será una solución. Nunca servirá para nada más que para generar más violencia.

Comparte Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail
Síguenos Facebooktwittergoogle_plusyoutubeFacebooktwittergoogle_plusyoutube

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies