¿Listas de objetivos? ¡¡Abandónalas!!

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Can Vs Can't Arrow Rises Over Hole Wins Competition¿Visión o Definición de Objetivos?

En este particular camino hacia el éxito que hemos emprendido con vosotros, la semana pasada os comentábamos los elementos, algunos de ellos, fundamentales para incrementar nuestra posibilidad de acercarnos al éxito, definido este como cada uno quiera definirlo. (http://www.ahorarh.com/2014/02/factores-de-exito/)

El primer elemento que definíamos, Visión de los Objetivos, consideramos que es el fundamental y si no está presente en vuestro futuro, no servirá de nada lo que queráis hacer después. Como decía Séneca

“Si un hombre no sabe a qué puerto navega, ningún viento es favorable”

Esto no aporta nada nuevo. Desde el nacimiento de la Dirección por Objetivos, o de la Psicología y en concreto de la Psicología Positiva, hemos inundado el espacio laboral y personal de frases que reflejan buenas intenciones, buenas ideas, pero que cuando intentamos ponerlas en práctica resulta difícil ponerlas en práctica y muchísimo más mantenerlas.

Existe también una corriente, equívoca y que no hace favor alguno desde mi punto de vista, que aboga por el tesón, la continuidad, la tenacidad en lo que estás haciendo. Gran error que puede llevarte a la Indefensión Aprendida, de la que hablaremos en nuestra siguiente entrada. Caer en este estado es agotador, perjudicial e ineficiente.

Entonces, ¿qué es lo que nos pasa, porqué nos pasa y qué podemos hacer? Vamos a intentar dar respuesta básicamente a estas tres preguntas.

¿Qué es lo que nos pasa?

Normalmente lo primero que nos ocurre es que no tenemos muy claro si estamos moviéndonos para alcanzar algo o para escapar de algo (en terreno empresarial podéis revisar este interesante artículo de HBR http://bit.ly/1eUJ4Pv)

Nos guste o no, nuestro cerebro está preparado en su formato más básico para perseguir o escapar, y esa impronta se ha quedado en todos nosotros desde el inicio de la evolución, mientras que las acciones que desarrollamos ahora se han quedado “evolutivamente obsoletas”

Básicamente, cuando perseguimos algo miramos hacia adelante, tenemos mayor tendencia a aceptar riesgos y a afrontar los problemas como hitos que se pueden resolver. Mientras que cuando escapamos de algo tenemos más tendencia a mirar hacia atrás, intentar mantener el “statu quo”.

Y aquí viene la primera mala jugada del cerebro: mientras que la liberación de sustancias químicas es la misma en ambas situaciones, la interpretación racional que hacemos no lo es: Escapar es estresante de manera negativa, mientras que perseguir es “estresante” de manera positiva. Una clara diferencia motivaciones.

¿Porqué nos pasa?

Fundamentalmente y tal y como decíamos antes, la interpretación que demos a nuestra intención es el combustible motivacional con que contamos tanto para iniciar como para mantener nuestros comportamientos.

Lo que ocurre es que, mientras que para iniciar los comportamientos ambas interpretaciones son válidas, tanto me valen las acciones iniciadas para “salir de la situación de paro en que me encuentro” como para “conseguir el trabajo que me haga feliz” puesto que básicamente pueden ser las mismas.

Pero mientras que la primera es diesel, la segunda es combustible para la Formula 1. Una vez iniciada la acción, en este caso encontrar trabajo (y habría que entrar en profundidad en este engañoso objetivo)

Es decir, podremos llegar más lejos y con mayor potencia si perseguimos algo que si escapamos de algo, porque mientras que al escapar cuando vemos lejos la situación que nos apremiaba tenemos la tendencia a parar, reposar, detenernos, cuando perseguimos algo jamás dejamos de ver lo que tenemos delante, no nos paramos hasta alcanzarlo, y su proximidad nos sirve de acicate para seguir en el intento.

Además, está ampliamente demostrado que mantener durante largos periodos de tiempo una situación interpretada como estresante afecta al sistema inmunológico entre otros, es un potenciador de la depresión, además de generar una ineficiencia en el desarrollo de las acciones que se ponen en funcionamiento bajo esta situación.

¿Qué podemos hacer?

Parece que, tal y como venimos viendo, uno de los elementos que pueden cambiar esta línea de comportamientos es conseguir transformar esta motivación de escape en una motivación de consecución.

Para hacer esto, lamento deciros que las listas de objetivos son muy poco eficaces o casi no sirven para nada. Podríamos entrar en los porqués, pero dado que estamos en el apartado de qué podemos hacer lo dejaremos para otras entradas.

Básicamente, y volviendo a cómo funciona nuestro cerebro, nos movemos por emociones. Está demostrado que casi a cualquier nivel que podamos pensar primero decidimos y luego razonamos, es decir, elegimos aquello que queremos y luego razonamos porqué lo queremos. Este área está bastante bien estudiada a través del Neuromarketing y resulta muy interesante.

Entonces, responde ¿cuánto te motiva una lista de tareas por cumplir? Sinceramente, a mi nada.

Acudamos entonces a otro apartado de desarrollo como especie y cerebral. El sentido más desarrollado en el hombre es el de la vista, trabajamos desde la mañana a la noche con él, soñamos en imágenes, nos impactan las imágenes.

Pues ya tenemos una primera solución: Visualicemos los objetivos que perseguimos. Transformad esas listas de tareas, objetivos, etc., que no funcionan en imágenes, llevad encima esas imágenes porque serán el refuerzo positivo que os de ánimo para seguir, actualizad esas imágenes a medida que vayáis avanzando en la consecución de vuestro objetivo.

Y fundamental, descubrid qué es lo que realmente os hace vivir para que esas imágenes que captéis, busquéis, seleccionéis os despierten esas emociones cada vez que las veáis.

Además, ahora podemos crearnos nuestras propias presentaciones con imágenes y música con software libre y de fácil acceso, para guardarlas en nuestro smartphone y reproducirlas siempre que queramos.

Pruébalo, sustituye tus aburridas e ineficaces listas por arcoiris de imágenes emocionales y dime si ha cambiado algo.

 

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies