Y el número premiado es….María¡¡¡¡

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Esta reflexión quiero agradecérsela a María, una persona joven que está intentando labrarse su futuro en el campo de los RRHH (es.linkedin.com/pub/maría-calonge-cardenal/83/542/495) María, muchas gracias por tu correo y por hacerme pensar y reflexionar.

Muchas gracias por tus palabras Maria.

Me vas a permitir que me tome la libertad de aconsejarte un poco desde mi experiencia, y coméntame lo que quieras.

 

 

Hoy en día hay docenas de correos, peticiones de conexión en LinkedIn, Twitter, etc., que me llegan, y no yo soy un gurú de empresas ni mi empresa es grande, aunque esa sea una de nuestras mejores bazas para poder centrarnos en los clientes con quienes trabajamos. Puedes imaginarte lo que ocurrirá con grandes empresas.

Actualmente, y por desgracia, estar buscando prácticas o trabajo es pertenecer a un grupo de millones de personas.

Te voy a poner una comparación: cuando vemos con ilusión la lotería el día de Navidad verás que hay un gran bombo, gigantesco, con todos los números que pueden ser premiados. En mi comparación estos sois los candidatos.

Junto a el esta otro bombo, más pequeño, sin comparación en tamaño con el más grande y que además aparece tan sólo lleno en sus 3/4 partes. Estos son los trabajos o las prácticas que se ofrecen.

Hoy en día confiar en que vuestros conocimientos reflejados en el CV o en el perfil de LinkedIn os van a llevar a ser el número premiado es confiar en el azar.

No se si alguna vez has calculado las probabilidades de que tu décimo salga premiado en la Lotería de Navidad: 1:100.000 para el primer, segundo o tercer premio y 18:1000 para la «pedrea». Escaso, verdad? Pero seguimos jugando todos los años porque como destaca el profesor Luis Rojas Marcos en su libro La Fuerza del Optimismo,  destacando la idea del antropólogo Lionel Tiger «calcular con optimismo las probabilidades es una tendencia humana tan básica como buscar comida cuando se tiene hambre»

Pero en tu caso, la esperanza no te llevara a nada salvo a deambular por portales de empleo, empresas y similares, lamentablemente aparentando ser una mas.

Pero, que ocurriría si a la bola que lleva nuestro número en el bombo la hiciéramos más sólida, más pesada que las demás (y ya se que solidez no correlaciona con peso, pero permitidme la licencia narrativa) Por leyes físicas debería caer poco a poco al fondo del bombo y ganar en posibilidades de salir. Al menos de salir, luego ya que el premio sea la “pedrea” o el Primer Premio dependerá de otras muchas causas.

Pues en la búsqueda de prácticas o trabajo que me planteas, tu presentación es como esa bola que, primero, ha de conseguir salir del bombo para luego ver qué premio le corresponde. Y como esa bola, debes ganar en peso específico para conseguir salir.

Evidentemente una buena gestión de tu Marca Personal o tu perfil 2.0 te ayudarán en la tarea, pero no te lleves a engaño. Actualmente hay tantos cursos, libros, artículos, consejos, recomendaciones y, sobre todo, “expertos” que el resto de las bolas que te acompañan el el bombo, si son medianamente inteligentes ya se habrán puesto a desarrollar las mismas reglas, normas, bases y principios que puedes aplicar tu. Esto, ya, no es un elemento diferenciados si lo usas, aunque sí si no lo usas.

Sin embargo, tu eres un ser único, con conocimientos, visión, esperanzas y expectativas que te diferencian de los demás. Eso compone tu “peso específico”. Debes empezar, y recuerda siempre que esto que te digo no es una máxima sino un consejo a partir de mi experiencia, por ofrecer algo a las empresas.

¿El qué? Todo aquello que demuestre tu capacidad de trabajo, iniciativa, intereses y disposición. Realiza encuestas en el área que te interese a través de tus contactos de LinkedIn y envía los resultados y tus conclusiones a tus contactos. Escribe artículos en los que demuestres que has leído otros artículos y que tienes una capacidad de razonamiento, síntesis y madurez en tu opinión 8¡(que es diferente a experiencia). Demuestra de esta manera que tienes una de las mejores competencias que se pueden tener en un puesto de trabajo: disposición para cooperar con otros, capacidad de “imprendimiento” (gracias María por esta palabra que cada día me gusta más @mgdelpozuelo) y sobre todo voluntad de hacer cosas creativas.

Nada de ello te dará un puesto de trabajo, ni unas prácticas de manera segura, pero te asegurará que aunque no lo encuentres habrás ganado en peso específico, en capacidad crítica, en criterio propio, en conocimiento, y eso siempre es útil.

Además, hoy en día en que todo se hace de manera digital, en que lo que más trabajo parece costarnos es encontrar tiempo para interactuar cara a cara con otras personas, que el mundo digital parece engullirnos cada día más rápido y en más campos, tu presencia física marca la diferencia.

Acude a reuniones, congresos, presentaciones de libros, de estudios, etc., a todos los lugares en donde puedas conocer y darte a conocer. Puedes echar un vistazo al siguiente artículo que he leído esta mañana y que me ha parecido muy bueno. Es un artículo no sólo útil para la búsqueda de trabajo sino para comprender qué significa crear una red de contactos.

Espero que te haya servido de algo y, como te dije en mi primer correo, ya sabes que puedes contar conmigo para todo aquello en que pueda ayudarte.

Un saludo y espero que el próximo número premiado sea el tuyo.

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies