¿Vendes en el extranjero o te internacionalizas?

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Tener la oportunidad de hablar con un verdadero experto en un área es siempre una fuente de nuevas preguntas, reflexiones y puntos de vista.

Hoy he tenido, de nuevo afortunadamente, la oportunidad de hablar con un especialista en Risk Management. Uno de los mejores en Europa, con experiencias internacionales por todo el planeta para quien su trabajo es una pasión y su entrega es encomiable.

El área de Risk Management es una visión que muy poco a poco está consiguiendo implantar este concepto global, profundo y con vasos comunicantes en todas las áreas de la Compañía, convirtiéndose en una filosofía y política que debe emanar de una distinción fundamental: internacionalizas o haces comercio exterior, ya sea de productos o servicios.

Hablando con él y uniendo nuestros puntos de vista y experiencia hemos llegado a varios elementos de reflexión interesantes que quería comentaros y compartir para conocer vuestra opinión y experiencia.

Diferenciando entre exportar o internacionalizar surgió un concepto básico, que puede suponer según su experiencia la diferencia entre conseguir un contrato para una empresa o asentar un negocio: la involucración de la compañía y de las personas que la representan a cualquier nivel en la sociedad y el entorno en el que están (involucración no es la mejor definición pero no encontramos mejor traducción para embed)

Hace 6 siglos soldados, religiosos, buscavidas, condenados y demás perfiles de la época española desembarcaron en América del Sur y comenzaron su conquista y colonización. Nombres como Pizarro, Elcano, etc., traen a nuestra memoria sus hazañas.

Virreyes, Gobernadores, generales llegaban desde España para transmitir cultura y civilización a aquellos indígenas que estaban tan “subdesarrollados”. Tal fue el intento de «civilizar» los nuevos reinos y no perder el identificador español que hasta se enviaron barcos con mujeres españolas para que no se produjera excesivo mestizaje y esto pudiera amenazar la «lealtad» de la soldadesca y dirigentes.

Casi una unánime voz hoy en día acepta que se cometieron muchos errores y que el fundamental fue no intentar entender las civilización allí desarrollada desde hacía siglos y el único objetivo conseguir el «oro de las Indias» a cambio de poco o nada.

Con la crisis europea vivimos un segundo «desembarco» de empresas y personas en tierras no sólo sudamericanas que en algunos casos esta reproduciendo parte de esta mentalidad.

Las empresas envían a sus expatriados con confianza porque no hay un problema de idioma, lo que ha abierto la puerta a una preparación adicional mínima o inexistente sobre cultura, sociedad, riesgos, historia, economía, etc., en las personas allí desplazadas.

Parece que el hecho de vacunarse para evitar las «enfermedades locales» fuese suficiente para poder llegar y empezar a trabajar. Y lamentablemente es hasta cierto punto cierto, pero esto lleva a las empresas a comercializar en el extranjero, no a internacionalizarse, con los riesgos sobre continuidad comercial y económica que esto conlleva.

De esta manera las personas expatriadas se enfrentan a un conflicto interno que suelen resolver de la mejor manera que la psicología y la sociología han encontrado, la creación de núcleos privados o de grupos de encuentro de personas de la misma nacionalidad.

Bajo la visión del Risk Management, que implica necesariamente la actuación de profesionales no sólo de seguridad, sino de médicos, analistas, politólogos, economistas, un equipo integral que asegure el éxito de la misión ni sólo de la actual sino de futuras misiones, este elemento social, psicológico y cultural debería ser preparado de igual manera.

El éxito de una empresa que quiera triunfar en el extranjero radicará, entre otros pilares, en comprender desde la visión del Risk Management qué conocimientos e información han de poseer las empresas antes de llegar a estos países, reconocer que en el mercado internacional hay tantas oportunidades como riesgos, y que un trabajo previo bien realizado incrementa las primeras reduciendo o limitando los segundos.

Continuar desarrollando una política de Recursos Humanos que consista simplemente en asegurar un incremento salarial o una ayuda para encontrar un lugar donde vivir a sus expatriados, sin impartirles formación sobre riesgos, sin dar formación actualizada sobre la variación de los mismos y los sistemas de actuación, seguirá dando como resultados personas que están más preocupadas por volver a España y el puesto que tendrán que por hacer que se desarrolle a largo plazo dentro de la comunidad en la que se asientan los negocios a los que representan.

El análisis de riesgos y las posibles soluciones parten de una correcta gestión del Risk Management que ninguna empresa, por pequeña que sea que esté planteándose internacionalizarse debería obviar.

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies