Historia de una pasa

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Trabajar como Coach es una forma bellísima de ganarse la vida. Ser Coach es una forma bellísima de vivir la vida.

En todas y cada una de las sesiones de Coaching que desarrollo aprendo algo de mí mismo, del mundo que entre todos configuramos, de los ángeles y demonios que a todos nos persiguen y por supuesto de la persona con quien vivo esos momentos de Coaching y que me hacen Ser Coach.

Este mundo es como un pastel de pasas. Hay muchas personas que son importantes porque configuran la masa de ese pastel, el cuerpo que lo une y lo aglutina todo. Orgullosos de serlo porque reconocen su valor, su fuerza de cohesión, la importancia de todo aquello que hacen para que la vida de todos sea como es, porque todos interactuamos con todos.

Y por otro lado hay otras personas que son las pasas. Se ven a sí mismas feas, arrugadas, pequeñas en la inmensidad del pastel y que, sin embargo, son esa parte dulce, anhelada y sorprendente escondidas en el corazón del pastel.

Yo creo que todas las personas que llegan a una sesión de Coaching Personal son pasas. Y he tenido la fortuna de encontrar de nuevo una pasa en el pastel.

Como todas las pasas, ha cambiado su piel tersa de uva por una piel un poco dura y correosa por fuera que la primera vez que las ves, en absoluto te hace pensar que el interior pueda atesorar un sabor tan dulce.

Como todas las pasas, comenzó siendo una magnífica uva: creciendo radiante bajo el sol, llenándose de dulzura por dentro a medida que transcurrían los días. Con todo ese sabor característico que le da la tierra en donde nace y que hace que sea personal y particular para cada una de ellas. El sol, los cuidados de quienes la sembraron, la regaron, la mimaron y atendieron.

Pero un día se desprendió de su racimo. Se desconectó del tallo que le mantenía unida con la savia que la alimentaba,…o se dejó desconectar. Se desprendió de sí misma. Y comenzó a transformarse en pasa.

Transformarse en pasa es un proceso que lleva tiempo, no todas las uvas llegan a pasas. Algunas se malogran por el camino quedando en “mala uva”. Pero llegar a pasa es un proceso elaborado, difícil y tortuoso. Y recorrerlo sin convertirse en “mala uva” es un proceso enriquecedor no exento de dureza, porque hay que vaciarse de uno mismo manteniendo dentro lo esencial.

Vas perdiendo tu ser original, vas condensando todo lo bueno dentro de ti, lo vas encerrando hasta que cristaliza convirtiéndose en algo quebradizo a la par que extremadamente dulce.

Pero este proceso tiene un precio: abandonarte, dejar de ser tu mismo y tu proceso natural para empezar a transformarte en lo que otros quieren que seas. En ese momento comienzas a vivir los anhelos que los demás depositan en ti, los interiorizas hasta creer que son tuyos.

Vivir las expectativas de los demás es mucho más fácil que vivir las propias, pero hay que pagar un elevado peaje. Cuando fracasas realmente fracasan los anhelos de los demás, sintiéndote protegido de esa manera, porque tu yo esencial permanece a cubierto. Pero en esa constante protección nuestros deseos se quedan esperando en el baúl de los recuerdos sin porvenir. Protegidos pero llenándose de polvo, no se transforman en objetivos que nos emocionen, convirtiéndose en una pesada carga de desilusión, fuente de reproche a nosotros mismos y a los demás y llenándonos de desesperanza.

Como decía Oscar Wilde “Sé tú mismo, el resto de los papeles ya están cogidos” No intentes ser lo que crees que los demás quieren que seas, primero porque es algo que tú crees y en muchas ocasiones no contrastamos, y segundo porque seguramente lo que estarás viviendo es aquello que las otras personas quisieron vivir y no se atrevieron. No heredes los deseos de los demás y crea los tuyos propios, aquellos que te hagan sentir feliz y conviértelos en tus objetivos. Deja de soñar y comienza a actuar YA, transformando tu sueño en una visión.

Esta pasa, maravillosa como todas las pasas que inundan este mundo en que vivimos me ha hecho un regalo en forma de imágenes que quiero compartir con vosotros.

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Saf9Ez4izTo

Recordad, ser uno mismo puede ser difícil. No serlo, siempre es doloroso.

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

3 comments on “Historia de una pasa”

  1. Juani

    Me ha encantado tu artículo. Y además me lo he guardado para leerlo tantas veces necesite.
    Tienes una grandísima suerte de trabajar en lo que más te gusta y sabes que me alegro mucho.

  2. Mary Ely

    Lo que más me ha gustado, el final, estoy totalmente de acuerdo contigo, ser uno mísmo es lo más difícil que hay en la vida, por eso hay muy pocas personas que yo conozca que pueda decir que son genuinas, mejor dicho, que son coherentes. ¿Será por eso que el mundo esta lleno de tanto dolor?,¿ de tanta rabia, de tanta ira?, ¿de tanta gente sufriendo en silencio?

    ¡Y qué feliz se es! en esos momentos que dejamos de ser lo que los demás quieren que seamos.

    Siempre te lo digo: Javier, escribes muy bien.

    • Ahora + RH

      Mary Ely, yo creo que el proceso para deshacerse de uno mismo es dolorosamente silencioso. Es como el grisú de las minas, mata sin que te des cuenta. Nos han educado para buscar siempre la aprobación social que nos olvidamos de aprender a aceptarnos tal y como somos.
      Gracias por tu comentario y por tu opinión sobre mi estilo de escritura. Me hace sentir muy bien y orgulloso.
      Un saludo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies