Sí, quiero… un trabajo

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

¿QUÉ PERSONALIDAD TIENE TU PUESTO DE TRABAJO?

Uno de los factores que mayor impacto tienen en la satisfacción y éxito al acceder por primera vez al mundo laboral es la imagen que nos hayamos forjado del puesto de trabajo.

 

Sus requerimientos, sus particularidades, su posicionamiento dentro de la estructura de la empresa y las relaciones con otros departamentos van a marcar la “personalidad” del puesto de trabajo.

De todos es sabido que no todas las personas nos caen igual de bien, que hay personalidades que nos son más afines que otras. Lo mismo ocurre cuando hablamos de un puesto de trabajo. La personalidad de éste es tan compleja como lo son sus relaciones con otras personas, otros departamentos, otras unidades de negocio e incluso otros negocios.

Igual que cada persona tiene su propio nombre y apellidos, y algunos de ellos coinciden entre varias personas sin que eso llegue a determinar necesariamente su comportamiento, lo mismo ocurre con los puestos de trabajo. Que dos puestos tengan la misma denominación en dos empresas no quiere decir que tengan la misma personalidad.

Por ello es fundamental que, una vez que nos dispongamos a redirigir nuestra carrera profesional o a iniciar una carrera profesional, trabajemos previamente en descubrir la “personalidad” de ese puesto de trabajo con quien vamos a tener que convivir, idealmente, bastantes años, con quien vamos a desarrollar una relación.

Me refiero a una relación sana, positiva, que  haga crecer a ambos, y no a una relación de parásito, en donde uno de los dos aguanta las “particularidades” del otro sin poder desarrollarse ni crecer por sentirse esclavo de alguno de los elementos que aporta: contactos y clientes en un caso, salario y estabilidad (hipotética) en el otro suelen ser los elementos fundamentales.

Y ¿qué es interesante descubrir en la “Personalidad” de nuestro futuro Puesto de Trabajo? Siendo esta es una “piedra filosofal” no sólo en relación al puesto de trabajo sino también a las relaciones entre personas resulta arriesgado a la par que comprometido decantarse o intentar delimitar tan sólo unos pocos factores, pero aún a pesar de ello podemos intentar delimitar tan sólo unos pocos factores, pero aún a pesar de ello podemos intentar centrarnos en:

COMUNICACIÓN- En la base del desarrollo humano, es el elemento que nos ayudó a pasar de individuos a grupo, de trabajo individual a cooperativo. Actualmente es uno de los pilares empresariales en los que se basa el éxito profesional de personas y empresas. Desde la correcta comunicación de los objetivos a cumplir, pasando por el feedback sobre el desempeño  y consecución de los mismos y finalizando por las acciones motivacionales o correctoras, prácticamente todo se basa en la comunicación. Por lo tanto, antes de decidirte por ocupar una posición en una empresa, analiza cómo le gusta comunicarse a esta. Lo puedes ver en la forma de comunicarse con sus clientes, con sus empleados a través de los tablones de anuncios, si es más o menos formal, si existe la distancia del “usted” o aprecias la proximidad del “tu”

VALORES – Al igual que resulta imposible mantener una relación entre dos personas que no comparten los valores esenciales, resulta imposible que tu relación con tu puesto prospere si no compartís esos valores. Identifica cuáles son estos: ¿conciliación? ¿esfuerzo? ¿sacrificio? ¿lucha? Y después intenta vincularlos a tus valores personales. Cuanto más se parezcan, mejor relación tendrás.

OBJETIVOS – Pero me refiero a la Misión y la Visión que la empresa desarrolla (la real, no la que aparece en los carteles pegados por las paredes) no a los objetivos diarios. Es fundamental saber si “camináis hacia el mismo sitio” Cada camino exige unos u otros esfuerzos, durante más o menos tiempo, con un nivel de riesgo y de implicación mayor o menor. Y todo ello va a estar presente cada día, por eso es fundamental comprender sus Objetivos, para tener una relación sana.

Se que es difícil en los tiempos en que vivimos que además os diga que “seleccionéis” a las empresas que os puedan ofrecer trabajo, que es en muchos casos una situación de supervivencia, pero eso no implica que debamos “admitir todo”

 

No te inclines ante la adversidad; mas bien oponte audazmente a ella, tanto cuanto tu suerte te lo permita”. Virgilio

Comparte FacebooktwitterlinkedinmailFacebooktwitterlinkedinmail
Síguenos FacebooktwitteryoutubeFacebooktwitteryoutube

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies